Torre de Dados

¡Muy buenas chavales!

Esta vez hemos creado una torre de dados de reciclaje que no desentonaría en nuestra mesa de juego. Los materiales usados son los que siguen:

  • Recortes en tiras de poliestireno extruido (el de bolas no, el otro)
  • Caja de cereales
  • Caja de pack de pastas de dientes. Una caja de cartón alargada sirve también, pero que sea entre 7 y 10 cm de ancha (más o menos).
  • Cola blanca
  • Pegamento rápido de contacto (superglue)
  • Arena
  • Hierba de modelismo
  • Pinturas: Gris, blanco, marrón

Vamos al lío

Cortamos una cara de la caja de cereales, la que menos nos guste, de manera que nos queda una especie de cajoncito. No tiramos la parte sobrante, pues nos servirá más adelante.

Cortamos también la otra cajita de cartón, esta vez quitamos las pestañas de cierre y dejamos como si fuera un tubo. Necesitaremos cortar al largo ésta caja para abrirla (preferiblemente por un doblez para que se note menos), pegamos pestañas de forma alterna por las paredes dando inclinación para que fluyan los dados. Hemos de comprobar que cierre luego bien, además, tendremos que dejar espacio suficiente para que no se atasquen los dados. Esta parte es la más complicada de hacer. En la parte más baja tendremos que hacer una abertura para que salgan los dados y pondremos una rampa interna por la que saldrán al patio del castillo.

Otra opción es no ponerle las pestañas y que salgan directamente los dados por la rampa. El problema de esto es que saldrán con mayor velocidad y podremos encontrarnos dados en la ensalada.

20160708_102024

Cuando ya tengamos nuestra torre montada la pegamos a la caja de cereales. Yo la he pegado en un lado. Luego aplicamos mejunje arena-cola, o primero cola y después arena, a lo que será nuestro “Patio de Dados”.

Realizaremos una almena  en la torre, si lo deseamos, para darle ese toque de castillo. Para ello recortaremos poliestireno extruido en tiras y lo cortamos, a su vez, de forma que creamos un ‘marco’ a la medida de la entrada de la caja y sobre el que pondremos otros trocitos de poliestireno que terminen de conformar nuestras almenas.

Una vez completado todo, procedemos a darle pintura. Lo primero será darle gris a nuestra torre y a nuestros muros, luego aplicamos marrón a la tierra. El siguiente paso es coger un trocito de esponja y mojar en blanco, pasaremos la esponja por todo el gris de forma que de luces y aspecto más parecido a la piedra. También pasaremos por la tierra.

Por último aplicamos cola y ponemos hierba donde deseemos. Yo lo he aplicado por las zonas donde se notan las uniones y por la zona de tierra. Cuando seque sacudimos la hierba y damos suavemente con un pincel para retirar lo que no se ha pegado y que no nos llene luego todo de mijitas.

Y ya lo tenemos, con el pensamiento de hacerle algunas mejoras en el futuro pero listo para usarlo en nuestras partidas.

Cualquier duda que tengáis podéis dejarla en la caja de comentarios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *