Las primeras piezas

Hola a todos.

En esta ocasión vengo a rememorar las primeras piezas de escenografía hechas con mis propias manos. Podría decirse que es una entrada sobre la cronología de mis primeros pasos en el ‘hobby’. Cartón y cola blanca (en algunos casos usando puntillas para asegurar la unión), pintura negra y blanca (mezclada y sin mezclar del todo para dar distintos tonos). Así fue como hice mis primeros pinitos en esto de la escenografía y modelismo.

La primera de todas, la más ‘fea’, se trata de un trozo de muro con arco de puerta. Trataba de asemejar el portón del abismo de helm, ya que por aquél entonces tenía Uruks y Eorlingas (Rohan). Este es el resultado de un niño que se iniciaba en solitario en este mundo:

Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic

Hecho de cartón ondulado, pegado con cola blanca y reforzado con tiras de tela mojadas en cola y agua. Se puede observar heterogeneicidad en la pintura, al aplicarla con los colores sin mezclar, para que se formaran mezclas conforme pasaba el pincel (o brocha).


La segunda pieza se trata de unas ruinas, procurando asemejar a las ruinas de Osgiliath, pues había que enfrentar a los Orcos con Minas Tirith.

Image and video hosting by TinyPic

Cartón recortado y pegado con cola sobre una base de cartón, por debajo tiene clavadas unas puntillas para que se mantuvieran en pie mientras secaba la cola blanca. De nuevo, la pintura blanca y negra aplicada para que se fuera mezclando sobre la marcha.


Luego llegó el 40k y con él un montón de nuevas ideas, pues el universo de la ciencia ficción sólo tiene de límites los de la propia imaginación. He aquí un edificio en ruinas, o cuartelillo, o garaje, o lo que se quiera decir que es:
Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic

De nuevo cartón recortado, cola y pintura blanca y negra. En esta ocasión la pintura sí fue mezclada previamente. Se nota cierta mejoría en el método: al suelo le pegué unos trozos de papel para parecer losetas o trozos de suelo levantado, una rampa de acceso por la que caben algunos vehículos, unas puertas abiertas, hueco de ventana, …


Más tarde decidí a hacer unas nuevas piezas de muralla y que fueran modulares, de manera que pudieran ponerse junto al portón primero. No es que coincidieran en tamaño (ni por asomo), pero en un momento dado podían llegar a usarse juntos.
Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic


Y  por último una rampa, también modular, para poderla acoplar a cualquier elemento que esté a su altura. Más o menos coincide con la altura de las partes de muro anteriores, así que puede hacerse algo.
Image and video hosting by TinyPic


¿Y ahora qué? Pues voy a ver si les hago algunas obras de restauración y mejora, así al menos tendrán una apariencia ‘menos cutre’.

¿Qué os parece? Comentad si tenéis ideas de lo que haríais para mejorarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *