Valla metálica

Hola compañeros!
Hoy os traigo parte de una valla metálica, otra pieza sencilla de hacer y que nos dará más variedad visual a nuestra mesa.

Lo primero que haremos será hacer la base de la pieza, en nuestro caso de cartón pluma. Esto determinará el tamaño de nuestra pieza. Siempre mucho cuidado cada vez que usemos el cúter.

Acto seguido vamos a cortar unos palos para sujetar nuestra valla, en este caso usamos palillos de brochetas. También usaremos el alambre de un cuaderno que ya no nos servía, lo deformamos un poco (o no, como queráis) y lo usaremos como alambre de espino para la parte superior.

Como pieza central, la malla de alambre de la valla usamos una malla de plástico sacada de un ‘estropajo’ de plástico para lavarse que tenía de regalo, también sirven los gorros de baño (típico artilugio siempre presente en los hoteles). Cualquier cosa con estructural matricial sirve, tela metálica, malla de jardinería, etc. En mi caso, decidí usar esto porque no queda liso y, al ser una parte de una valla (que ya ha perdido su ‘integridad’), da un aspecto más ruinoso.

Vamos a montarlo todo. Primeramente clavamos y pegamos los palillos a la base de cartón pluma. Después introducimos el trozo de malla recortado por los palillos y estiramos pegándolo por zonas (ya que tiende a encoger). En este punto es importante hacer hincapié en el tipo de pegamento que usemos. En mi caso usé silicona caliente (forever in love) y hay que tener especial cuidado con el calor, que va a derretir el fino plástico de la malla, originando agujeros que pueden imposibilitar pegarlo a los palos (aunque este hecho también nos puede servir para dar algún que otro efecto).

Una vez conseguido la estructura principal, pegamos nuestro ‘alambre de espino’ (sin espino) por la parte superior. Rematamos colocando algunas piedras por la base y pasamos a la pintura.

Imprimo en negro (como siempre) y pinto con color metálico. Después damos toques de rojo/vermellón (óxido) y pintamos nuestras piedrecitas. Por último, pasada de hierba… et voilà!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *