El inicio

Era una fría tarde de otoño cuando todo sucedió. Me encontraba trabajando cuando llegaron las primeras noticias y saltaron todas las alarmas. Tarde, como siempre. Por lo que decidí dirigirme al despacho de mi superior.

Llegué y llamé a la puerta. No estaba cerrada del todo, así que me asomé y lo vi al fondo en su escritorio. Estaba envuelto de una luz tenue, cálida mientras que el resto del habitáculo estaba iluminado únicamente con esa luz, mostrando de forma escasa lo que había. Lo suficiente para no tropezar con los objetos. Las ventanas cerradas, el ambiente lúgubre. Continuar leyendo «El inicio»